Portada Castellano English
Ensayo y crítica literaria

Ensayo y crítica literaria (1952-1964)
Tomado de "El suicidio de las literaturas"

 
 
Prólogo a "De ayer y de hoy". José Varo de Castro
(Aguilar de la Frontera, 1902-1969)
 
Si la poesía es siempre función de sinceridad, debe descubrir reveladora encubriéndose a ella misma. En los versos de José Varo, hay como un interno alambre de tensiones que engarza el efluvio y mantiene el arrebato. La geografía enmarca a José Varo y lo cotidiano tensa su fibra sensible.
 
Poemas ( El existir medita su corriente ) . Juan Gil-Albert
 
Hay algunos poetas por completo inmunes al encadenamiento real y necesario de los fenómenos vitales. Por otro lado, se da el caso de Gil-Albert con una fidelidad al pacto del mundo que le rodea y, desde la representación de un estímulo sin estimación sensorial pero con aprehensión certera. Poesía es distancia y no búsqueda. Dámaso Alonso, escribió que la poesía productiva implica la necesidad de un doble juego de reacciones entre un foco y un receptor: poeta y público. 
 
Historia del corazón. Vicente Aleixandre
 
Aleixandre trabajó para esclarecer el fenómeno de la poesía; perfil histórico y función de validez como expresión de los sentimientos occidentales. Nos hallamos frente a nuestro poeta científico por excelencia y, sus libros representaron un gran elemento organizador de las corrientes poéticas. Esta obra tiene un significado general de "ciclo de vivir". Hay poemas de infancia, amor, de madurez, y edad extrema con la última carga de la vida. Un libro desde las última fronteras, donde el hombre muere cada día, y el poeta gana su paz como triunfo de su vivir.
 
No hay razón para reir dos veces . Delfín Escoda
 
Delfín Escoda tiene perfecto derecho a pensar y cantar el título de su trabajo porque chocamos contra el duro germen del fracaso en nuestra heroica jornada. Encontramos mucho júbilo y frescura en estos poemas que emergen por encima de toda desafortunada experiencia, y salvan de una actitud convencional con más tono que sustancia de amargura.
 
El árbol de fuego . Mohammad Sabbag
 
Es poesía con un perfume ancestral que transfiere la herencia tradicional de la poesía árabe en Córdoba, pero que se compromete al dolor humano. Alta ternura en estos poemas con ocasional bello reproche. La grandísima quejumbre va más allá de los sentimientos de un corazón iluminado; poesía de limosna dentro de las gracias ocultas de lo que también necesita de las gradas de los templos sobre los mercaderes.
 
Hombre de otro tiempo . Manuel Álvarez Ortega
 
Una elegía motivada donde el amor soporta la renunciación y, asume una cruda realidad en el espléndido y culminante momento del poema. Su combinación de temas genera una atmósfera basada en la discontinuidad sentimental. Una lista de nostalgias que casi empobrece a un poeta sumido en la demolición desde el comienzo. La persona de un poeta frente a un poema que desdobla los hechos de la memoria y los hechos del deseo.
 
De Machado a Bousoño(notas sobre la poesía española contemporánea). José Luis Cano
 
Algo más que una puesta al día de los fenómenos poéticos acaecidos entre 1944 y 1954. Una importante contribución a la crítica literaria para abrir poros generacionales de sentido donde pueden estar los destinos poéticos. Cano organiza su sistema de valoracion por juicios expresivos donde controla las características de los descubrimientos, y deja al lector, próximo a la clarificación de las motivaciones mediante una apreciación sin ocultar su gusto personal y convicción.
 
Presencia de Luis Cernuda
 
Presencia cuando volvemos al diario cristal de las vitrinas, los bares y su nueva campaña, el pedestal que genera las areas íntimas. La costumbre no tiene aspiración pero implica el serio hecho de vivir como en una licorería. Cernuda es como una sangre distante, pero arranca gestos de las nuevas criaturas de la tierra para hacerles entrar en conocimiento a partir de un camino oscuro. Presencia y ausencia de Cernuda desde que, "nadie escucha una voz".
 
Sobre los tres temas cernudianos
 
La soledad cerrada
 
Soledad del mundo contenido entre altos muros sin otro sentido que el propio espacio vacío que contiene. Una soledad de terror de la que el poeta arroja el naufragio de su vida como el último desdén que busca los otros desdenes de la tierra. Cuando Cernuda avanza en el proceso de su autoconocimiento, crece la fatal claridad de los objetos y, él encuentra la soledad en la esfera de sus himnos lejos de la nocturnidad. No hay poesía española que haya asido el supremo ideal de la soledad y el olvido con tanta belleza y orden poético. Luis Cernuda fue hecho en la soledad, vivo y hecho de soledad.
 
El tiempo en la memoria
 
Tiempo es para Luis Cernuda la duración en la memoria. Como Foulkner en su sistema de relatividad, él se queda solo con los hechos hasta sus fragmentos aplastantes, los cuales gasta posteriormente con el sol ardiente del olvido. Cernuda pudo dejar la creencia en el amor, la amistad y la vida; pero él testificó su canto en buena fe.
 
Amor color de olvido
 
El amor provee con plenitud, logro y estímulo para entrar en la extraña vida. Amor que conquista lo temporal sin aviso; valor en el futuro desarrollo del ser humano. Rilke dice que amar significa olvidarlo todo; pero Cernuda va más lejos: el amor en sí es lo que hace el olvido y tiende hacia la luna donde gobierna la inactividad del corazón. La poesía cernudiana se eleva desde un intento de conferir contenido religioso a las paganas formas del amor, capturando la belleza mitológica fuera de tiempo. Una belleza de tragedia con una constante oposición entre la realidad y el deseo. Una poesía que aspira a la continua evasión y a la inventiva de la emoción humana como en Hölderlin y Keats, a fin de preservarla entrando a hurtadillas. Como quiera que sea, la última emoción en Cernuda no implica mitología en su bello e ingenuo disfraz, sino que supera el canon de una clásica antigüedad que balancea lo sensitivo y lo invisible con armonía. Luis Cernuda es aparentemente muy lento, pero semeja un torrente sanguineo desgarrador. Respecto al olvido cernudiano como forma extrema de amor, nos referimos a un método filosófico por el que se va desde el final hasta los orígenes. El olvido como una silueta del terror, débil y desconocida forma de enamorarse. Ahora, Luis Cernuda está en su soledad cerrada compensado por un olvido de amor. ¿Vuela él como un águila a encontrarse con Dios?
 
Arcilla de mi carne . Edmond Vandercammen
 
Una gran razón para confiar en las posibilidades de regeneración de la intimidad creativa. Su principal motivación es el vital y extraño sentimiento que deja un probable acceso a los valores de una sociedad positivista: una nostalgia con las cualidades de fuerza y responsabilidad sin tratamiento oportunista; porque como Virgilio liderando dentro de la oscuridad, Vandercammen muestra las ruinas vivientes como esperanza del sol que da gracias a los hijos de la energía. Resulta paradójica la cruda elegía como fenómeno de años de postguerra, cuando la sensibilidad puede apartarse pero aparece el canto de la inspiración que canaliza toda poesía amenazada. Por encima de la experiencia del desastre, triunfa el sentimiento profundo de la coexistencia y el compartimiento.
 
Los signos . Concha Zardoya
 
Ella tuvo interés en sostener las claras y profundas circunstancias como fronteras, a partir de lo cual elaboraba su peculiar sistema desde la inteligencia y la presión en lo que importa: la próxima realidad de la mirada y la lista de los elementos reales conectados a la esfera de un interior y previo idealismo.
 
El aire que no vuelve . Julio Aumente
 
Encontramos una poesía representativa del estilo barroco que tradicionalmente confina una profunda realidad de Córdoba. El poeta y su obra desarrollan una enemistad cuando la reverencia a las formas perdurables se retuerce en un decisivo test de atacante, por la belleza desde el desdén que implica el total control. La solución pasa por darse uno mismo por encima de los sentimientos vitales, el curso de la biografía y la anécdota, el dolor de las desgracias diarias; un dolor por los trabajos de la esencial desilusión. La poesía de Julio Aumente tiene una residual belleza tangible, distorsión e inutilidad; no hay otras metas que las aclararadas por el pasado. 
 
Salón sin muros . Moreno Villa
 
Resonancia de soledad sorprendida que toma un atajo; los muros de la vida privada cierran un ámbito en visita por la indiscreta curiosidad vecina. Y entonces, la intimidad es trabajada por la muerte.
 
Introducción a un poema barroco granadino . Emilio Orozco Díaz
 
Un análisis del jardín como campo barroco donde decide una forma vital como concepto artístico y espacio de la realidad y el tiempo. Museo natural y laboratorio de poesía, donde el poeta barroco extrae el modo de inventar un nuevo sentimiento más allá del barroco que enlaza con el espíritu de la literatura moderna: la soledad. Cuando el vivir establece la división en parcelas con grande deseo fugitivo, el poeta comienza a sentir una colección de desencantos que reflejan su arte. La religión y la sensualidad, la sumisión al objeto amado en el delicioso confinamiento ilusorio, generan una obra que es exponente de la poesía barroca andaluza.
 
Como un sueño . Pedro Pérez-Clotet
 
Doble expresión: el sentimiente aéreo y la intuición compacta. Paradoja que coexiste naturalmente en un poeta con densa y ágil forma poética. Pérez-Clotet entra en zonas espirituales propias permaneciendo lejos de los círculos de la poesía nacional. Su obra tiene una determinación peculiar y evoluciona para crecer. Poesía sentimental que reporta la humana vigilancia paternal, y se asoma al evento biográfico del poeta con la ternura y el asombro de su ocupación diaria. El mejor poema puede ser quizá, "Mar lejano", donde una purísima serenidad se esparce hondamente hasta arrancar la confesión del autor: "más y más humano". 
 
A propósito de claves y de símbolos . Salvador Rueda
 
Sabiduría descriptiva en un poema de tacto tan detallado y con tanto desarrollo, que regala toda la atmósfera en un único golpe de radiante regularidad al igual que en Cernuda. Creador de la poesía contemporánea de Andalucía, Rueda es el resultado natural del fuego en que arden los materiales imaginativos que traen de vuelta sus escorias para rendir utilidad. Un consumidor productivo de materias primas como Neruda, intenta reconstruir con ventaja esos desperdicios para incorporarse con efectiva ejecución. Pero Rueda no industrializa y, sus poemas son largas series de versos desechables donde sólo a veces brilla una partícula viva de intensa poesía por la que casi llega al umbral de nuestra conciencia.
 
Río Natural . Emilio Prados
 
Poesía con un eminente trazo de transformación psíquica donde se establece una certera relación entre la palabra y sus zonas objetivas de alusión dentro del campo del psicoanálisis. Una fusión con los objetos de la realidad exterior cuando el cuerpo es abandonado, y trae de vuelta a la conciencia un problema añadido de objetividad. Esa es la razón de la constante interrogación, exclamación y contraexclamación en la poesía de Emilio Prados. Una objetividad de los seres naturales que incorpora la inestabilidad donde el tiempo tiene el único y absoluto sujeto de incorporación.
© 2009 Fundación Vicente Nuñez Aviso Legal | Contacto | Diseño Web